TOP 3 SEMANA 19, 2019

 In Uncategorized

HAMSTRING ECCENTRIC STRENGTHENING PROGRAM: DOES TRAINING VOLUME MATTER?

Lacome, M., Avrillon, S., Cholley, Y., Simpson, B. M., Guilhem, G., & Buchheit, M. (2019). Hamstring Eccentric Strengthening Program: Does Training Volume Matter? International Journal of Sports Physiology and Performance, 1–27. doi:10.1123/ijspp.2018-0947 

 

19 futbolistas juveniles de élite fueron asignados al azar durante la temporada en dos subgrupos y realizaron un bajo volumen (1 serie de 4 repeticiones del ejercicio nórdico de isquiotibiales y 6 repeticiones de peso muerto bilateral, 10 repeticiones en total) o un alto volumen ( 4 series; 40 repeticiones) de entrenamiento excéntrico de flexores de rodilla. Después de 6 semanas, los jugadores se cambiaron y realizaron el régimen de entrenamiento alternativo. Se evaluaron la fuerza excéntrica de flexores de rodilla (Nordbord), así como la longitud fascicular del bíceps femoral cabeza larga y del semimembranoso (con ecografía).

 

MENSAJES A RECORDAR

  • La fuerza excéntrica de los flexores de rodilla y las adaptaciones en la longitud de los fascículos después de un programa de entrenamiento excéntrico de bajo volumen fueron, de hecho, similares a las observadas después de un volumen de entrenamiento 4 veces mayor (Fig).
  •  Durante la segunda fase, los cambios tanto en la fuerza excéntrica como en la longitud fascicular fueron triviales en los dos grupos, lo que indica un efecto techo en este entrenamiento excéntrico.

POSICIÓN FSI

–    Un entrenamiento de bajo volumen (10 repeticiones / semana) de fuerza excéntrica de isquiotibiales es eficiente para mejorar sustancialmente la fuerza de flexión de rodilla y aumentar la longitud fascicular, los cuales son factores de riesgo para lesiones en los isquiotibiales, por lo que puede implementarse fácilmente en la temporada como programa de prevención de estas lesiones.

DOSE-RESPONSE RELATIONSHIP BETWEEN EXTERNAL LOAD VARIABLES, BODY COMPOSITION, AND FITNESS VARIABLES IN PROFESSIONAL SOCCER PLAYERS.

Clemente FM, Nikolaidis PT, Roseman T, Knechtle B. Frontiers on physiology 2019 Apr 17;10:443.

El objetivo de este estudio fue estudiar las relaciones entre carga externa acumulada y los cambios en composición corporal, fuerza isocinética y capacidad aeróbica en futbolistas profesionales. Se midió a 23 jugadores profesionales en pretest y postest (10 semanas: 4 de pretemporada y 6 en temporada) su composición corporal (masa grasa y masa magra), fuerza a 60º/s, VO2max y HRmax. Se registro todas las sesiones con GPS. Hubo correlaciones altas-muy altas entre la distancia total en sprint y los cambios (%) en masa corporal, HRmax y el ratio agonista/antagonista de los isquiotibiales. También hubo correlación alta entre la suma de aceleraciones y el cambio (%) de VO2max y torque en ambos cuádriceps. En conclusión, se obtuvo una relación dosis-respuesta entre la carga externa y las variables medidas.

 

MENSAJES A RECORDAR

–    La distancia acumulada en sprint durante 10 semanas tiene efecto dosis respuesta sobre la composición corporal, la frecuencia cardiaca máxima y el ratio agonista – antagonista de los isquiotibiales.

–    Del mismo modo, las aceleraciones acumuladas parecen provocar incrementos del VO2max, e incide más sobre la musculatura del cuádriceps (particularmente en el pico de torque que generan en un test isocinético a 60º/s).

BIOLOGICAL MATURATION AND MATCH RUNNING PERFORMANCE: A NATIONAL FOOTBALL (SOCCER) FEDERATION PERSPECTIVE

e evaluó la madurez somática de 278 jugadores de fútbol jóvenes (Edad: 15.3 ± 0.4 años; Estatura: 173.5 ± 7.1cm; Peso corporal: 61.8 ± 7.4kg) de sexo masculino que competían en categoría nacional; y su rendimiento físico en competición de acuerdo a sus posiciones de juego. La estatura, la altura sentado y la masa corporal se midieron y se ingresaron en un algoritmo para estimar la edad del pico de velocidad de crecimiento (APHV). Los movimientos de de los jugadores durante el partido se registraron mediante dispositivos GPS (10Hz), para determinar la velocidad pico, y la distancia recorrida a baja-(LSR; ≤ 13.0 km/h), alta (HSR; 13.1 – 16.0 km / h) y muy alta (VHSR; 16.1 – 20.0 km / h) velocidad de carrera; y las distancias de sprint (SPR;> 20.0 km / h) totas ellas expresadas relativas a la exposición al partido (m/min).

 

MENSAJES A RECORDAR 

–    Los jugadores que maduraron más tarde cubrieron sustancialmente más carreras de alta intensidad en los partidos:

–    TD, HSR y VHSR se incrementaron en un 0.6, 5.4 y 6.9%, respectivamente, por año de APHV estimado.

–    TD, HSR y VHSR se incrementaron en un 0.6, 5.4 y 6.9%, respectivamente, por año de APHV estimado.

–    Los efectos del APHV en la TD, HSR y VHSR fueron independientes de la posición de juego.

–    No hubo efecto del APHV en la velocidad pico, las distancias LSR y de sprint.

 

POSICIÓN FSI

–    Las cargas externas/internas de los jugadores con maduración tardía pueden subestimarse cuando no se considera el estado de madurez biológica. En este sentido, las estimaciones de madurez biológica deberían estar disponibles para los entrenadores, responsables de detección de talento y control de la carga para evaluar de manera precisa los jugadores de fútbol con mayor talento.

 

Recommended Posts

Leave a Comment