TRES PUNTOS CLAVES PARA ASEGURAR LA HIDRATACIÓN DURANTE UN PARTIDO

 In Uncategorized

El estado de hidratación de un atleta depende en gran medida tanto del estado de hidratación inicial (Wingo et al., 2004) como de la ingesta de líquidos durante y después de una competición o sesiones de entrenamiento (Sawka et al., 2007). El estado de hidratación se puede evaluar utilizando varios marcadores biológicos, entre los cuales los más utilizados son la osmolaridad del plasma, la gravedad específica de la orina o el peso corporal (cambio antes y después del ejercicio), siendo la gravedad específica de la orina (USG) el marcador más utilizado en los estudios que se centran en jugadores de fútbol (Aragon-Vargas et al., 2009; Castro-Sepulveda et al., 2016, Philips et al., 2014).

 

Los estudios sobre jugadores de fútbol han demostrado que la mayoría de los jugadores (jóvenes y adultos) inician tanto las sesiones de entrenamiento como las competiciones en estado de hipohidratación (Aragon-Vargas et al., 2009; Castro-Sepulveda et al., 2016, Gibson et al., 2012 ; Philips et al., 2014). Por ejemplo, Gibson et al. (2012) evaluaron a 34 jóvenes futbolistas y mostraron que el 45,4% asistieron a sesiones de entrenamiento hipohidratadas (USG> 1.010). En todos estos estudios, se publicaron diferentes magnitudes de deshidratación previa a la actividad, probablemente debido a (1) factores ambientales como la temperatura y la humedad; (2) la importancia del evento deportivo (sesión de entrenamiento, partido amistoso u oficial); y / o (3) la importancia que el futbolista concede al estado de hidratación como un factor determinante del rendimiento deportivo, que es un factor que aún no se ha estudiado. Es bien sabido que esta alta incidencia de deshidratación puede no solo afectar negativamente el rendimiento físico, sino que también podría aumentar el riesgo de lesiones y enfermedades causadas por el calor (Baker y Jeukendrup, 2014).

 

Así mismo, Castro-Sepulveda et al., 2016 encontraron las mayores tasas de deshidratación antes de los partidos oficiales, en comparación con los partidos amistosos o las sesiones de entrenamiento. En teoría, se hubiera esperado que para un partido oficial, los jugadores estuvieran mejor preparados desde una perspectiva nutricional, que incluye la hidratación, que para un partido amistoso o una sesión de entrenamiento. Esta discrepancia entre lo encontrado y lo esperado podría explicarse por el mayor estrés inducido por un partido oficial respecto a un partido amistoso o una sesión de entrenamiento. Así, es bien sabido que el estrés modifica el consumo normal de líquidos y reduce la sensación de sed (Baker y Jeukendrup, 2014).

 

En este post vamos a ofrecer 3 puntos clave para asegurar la hidratación en el día del partido que esperamos sean útiles para técnicos y jugadores:

  • Asegurarse de comenzar el partido en un estado hidratado ingiriendo 5–10 ml · kg-1 de masa corporal en las 2-4 h antes del inicio del partido y así lograr un color pálido en la orina. Por ejemplo, para un jugador de 75 kg, ingerir 375-750 ml de una bebida deportiva con carbohidratos y electrolitos en las 2-4 h antes del inicio puede lograr este objetivo en líneas generales. Se aconseja practicar estas estrategias en sesiones de entrenamiento para tener en cuenta las preferencias individuales, el tiempo suficiente para evitar el exceso de líquido y para variar los tiempos de inicio; así como atender a las condiciones ambientales.
  • Durante un partido, tratar de emplear los descansos que se producen en el partido, programados (es decir, el descanso entre ambas partes) o no programados -espacios de juego parado-, para consumir bebidas siempre que se tenga sensación de sed. Muy a menudo, existen oportunidades limitadas en tiempo para beber una vez que comience el partido -tiempos de juego parado- en las que se nos permitirá tratar de evitar los efectos perjudiciales que la deshidratación puede tener en los marcadores de rendimiento mental y físico.
  • La rehidratación debe ocurrir tan pronto como el partido termine, con el objetivo de consumir un volumen que equivalga aproximadamente al 150 a 200% de las pérdida de masa estimada que se ha producido en el juego dentro de un período de 4 h. Te animamos a que practiques tu propia estrategia de rehidratación y seas consciente de las pérdidas de masa habituales en el transcurso de un partido. La reposición de electrolitos es clave, principalmente sodio, para ayudar a la rehidratación y se puede lograr a través de bebidas que contienen electrolitos o consumiendo agua con alimentos salados.

References

  1. Aragón-Vargas L, Moncada-Jiménez J, Hernández-Elizondo J, Barrenechea A. Monge-Alvarado M. Evaluation of pre-game hydration status, heat stress, and fluid balance during professional soccer competition in the heat. Eur J Sport Sci. 2009;9:269–276. [Google Scholar]
  2. Baker LB, Jeukendrup AE. Optimal composition of fluid-replacement beverages. Compr Physiol. 2014;4:575–620. [PubMed] [Google Scholar]
  3. Castro-Sepulveda M, Astudillo J, Letelier P, Zbinden-Foncea H. Prevalence of dehydration before training sessions, friendly and official matches in elite female soccer players. J Hum Kinet. 2016;50:79-84.
  4. Gibson JC, Stuart-Hill LA, Pethick W, Gaul CA. Hydration status and fluid and sodium balance in elite Canadian junior women’s soccer players in a cool environment. Appl Physiol Nutr Metab. 2012;37:931–7. [PubMed] [Google Scholar]
  5. Phillips SM, Sykes D, Gibson N. Hydration status and fluid balance of elite European youth soccer players during consecutive training sessions. J Sports Sci Med. 2014;13:817–22. [PMC free article][PubMed] [Google Scholar]
  6. Sawka MN, Burke LM, Eichner ER, Maughan RJ, Montain SJ, Stachenfeld NS. American College of Sports Medicine position stand. Exercise and fluid replacement. Med Sci Sports Exerc. 2007;39:377–90. [PubMed] [Google Scholar]
  7. Wingo JE, Casa DJ, Berger EM, Dellis WO, Knight JC, McClung JM. Influence of a pre-exercise glycerol hydration beverage on performance and physiologic function during mountain-bike races in the heat. J Athl Train. 2004;39:169–175. [PMC free article] [PubMed] [Google Scholar]

 

Recommended Posts

Leave a Comment